jueves, 18 de junio de 2020

Semana 25


Buenos días, que nadie se alarme por las cifras que voy a comentar esta semana, es una realidad poco conocida en España. La noticia que hoy he seleccionado nos demuestra una enorme actividad delictiva relacionada con el robo de vehículos. Se trata de varias bandas organizadas de las que se les calcula más de 70.000 vehículos robados. No descubro nada nuevo si digo que cuando un vehículo es robado, los delincuentes necesitan legalizar el vehículo y una forma muy habitual es utilizar el número de bastidor de otro vehículo, normalmente siniestrado o simplemente supuestamente inservible. ¿Cómo es posible esto? Ahora es cuando tenemos que hablar de nuestras calamidades. Las del sector asegurador y las de las instituciones y gobiernos.
El sector asegurador quizás no sepa que en España hay 2 formas de dar de baja un vehículo, una como baja definitiva, tras la cual es imposible dar de alta el vehículo nuevamente. La otra es la baja temporal y aquí es donde se abre lo que se conoce como la puerta de atrás para ciertas irregularidades. Un vehículo puede ser dado de baja temporal y posteriormente darlo de alta sin ninguna dificultad. Si a esto le añadimos que cuando un vehículo es declarado siniestro total no parece que exista mucho interés por parte gran parte de aseguradoras en conocer el destino del vehículo, ni quien adquiere los restos, ni en qué condiciones, nos encontramos con el dato (muy poco conocido) que cerca de un millón de vehículos dados de baja, no han sido desguazados. Es decir, no se sabe dónde están. No nos alarmemos es el resultado de la forma en cómo se han hecho las cosas. Parece paradójico que el ahorro que las aseguradoras creen obtener en los restos de siniestros totales, se pierdan con creces en las indemnizaciones por los vehículos robados. Quizás merezca la pena “echar una pensada” por parte del sector asegurador y de la misma DGT a esta situación que va in crescendo. 

Un saludo.
Josu Martínez

 ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Desarticuladas varias bandas especializadas en robo de vehículos

La Guardia Civil ha detenido, tras dos años de investigación, a 24 personas pertenecientes a bandas especializadas que robaron 70.000 coches y los vendieron en el norte de Europa o África   

                                  

La Guardia Civil ha desarticulado, en una operación conjunta con las policías alemanas de Baden-Württemberg y Frankfurt, la Policía de Polonia, la BKA de Austria, la Gendarmería Real de Marruecos y la coordinación de EUROPOL, distintas organizaciones criminales internacionales especializadas en el tráfico ilícito de vehículos robados en España y vendidos en varios países europeos y Marruecos.
La investigación se inició en 2016 tras analizar más de 70.000 caso de robos de vehículos en el país. Los agentes pudieron comprobar que esos mismos vehículos habían sido rematriculados en varios países de la Unión Europea y Marruecos. Con la ayuda de la EUROPOL las autoridades españolas pudieron contactar con los países receptores de estos vehículos.
La operación ha concluido con 24 detenidos en Alemania, Marruecos y España y con la recuperación de 342 vehículos.
Exportación a África
Marruecos fue el destino predilecto de la mayoría de los vehículos robados. En total 121, otros 60 en Alemania y 50 en Francia y así hasta en un total de 17 países. Los robos se produjeron todos en España, y la Guardia Civil ha podido recolectar información sobre estas bandas especializadas.
La cooperación con las autoridades marroquíes ha sido de gran ayuda. Se descubrió que estas redes de tráfico de vehículos eran organizaciones criminales "espejo". Varios de los detenidos en esta operación, ya habían sido arrestados por casos similares en España.
Reincidentes
De esta manera se pudo constatar que se trataba de organizaciones criminales “espejo”, es decir, que los mismos integrantes desarrollaban la misma actividad delictiva en distintos países, como en España, que una vez descubiertos, trasladaron su actividad criminal a Alemania y Polonia.
El aparato de falsificación estaba ubicado en Polonia, donde falsificaban contratos de compraventa y la documentación que debía acompañar a los vehículos, utilizando para ello impresoras profesionales que les permitía obtener copias prácticamente idénticas a las originales.
En total sustrajeron más de 70.000 vehículos de todo tipo al año, de los cuales 40.000 eran de propietarios españoles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario