jueves, 11 de junio de 2020

Semana 24


Buenos días, otra semana más centramos la atención de este blog en una noticia publicada hace escasos días, en la que informa sobre el desmantelamiento de un taller clandestino destinado a despiezar vehículos robados y vender las piezas posteriormente. El taller también realizaba reparaciones a otros vehículos con piezas obtenidas de los vehículos robados.
También mantenían un negocio con personas que fingían un robo de su vehículo para cobrar la indemnización de la aseguradora y posteriormente vender el vehículo a este taller clandestino, redondeando de esta forma el negocio. Esta variante es muy peligrosa para las aseguradoras, ya que es difícil de detectar y muy fácil de realizar para el estafador cuando tiene localizado un taller que se haga cargo de despiezar el vehículo sin dejar rastro.

Un saludo.
Josu Martínez
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

La Policía Nacional desmantela un taller clandestino y levanta una trama de estafa a aseguradoras





La Policía Nacional ha desmantelado un taller clandestino en el que se desmontaban en pocas horas vehículos sustraídos para su venta por piezas. Han sido detenidas siete personas que presuntamente se dedicaban al robo, despiece y también la reparación de vehículos con el material robado, actuando como una cadena de montaje de una fábrica al ponerse en marcha ante la demanda de una pieza o vehículo.
Los coches solicitados eran trasladados a una nave industrial de Alcalá de Henares (Madrid) donde se desmontaban en función de los elementos que se necesitaban. Las piezas útiles eran vendidas más tarde a través de Internet y en talleres; el chasis y las partes carentes de valor se enviaban a chatarrerías conniventes donde desaparecía cualquier rastro del vehículo.
Así era la estafa a las aseguradoras
La organización ahora desmantelada también se dedicaba a estafar a aseguradoras. Las supuestas víctimas de los robos estaban en connivencia con las personas que despiezaban los vehículos. Obtenían así un doble beneficio: por un lado, conseguían la indemnización de la aseguradora y, por otro, el dinero obtenido por la venta de las piezas de dicho vehículo.
Los agentes han averiguado dos casos en los cuales las víctimas utilizaron un viaje a sus países de origen, Rumanía, para denunciar el robo al regreso. En ese tiempo, los detenidos tenían tiempo suficiente para deshacerse del vehículo sin ningún tipo de riesgo y, posteriormente, cobraban la correspondiente indemnización por parte de la aseguradora.
Las gestiones de los agentes han permitido esclarecer hasta el momento 25 hechos delictivos que habrían causado un perjuicio económico superior a los 600.000 euros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario