viernes, 16 de abril de 2021

Semana 15

Buenos días, UNESPA acaba de publicar la Guía de buenas prácticas del seguro del automóvil, documento destinado a ayudar a fomentar a las aseguradoras un desarrollo más diligente y transparente en la resolución de siniestros y atención a las víctimas de siniestros de tráfico. Encontramos un apartado muy interesante, relacionado con la prevención del fraude al seguro, concretamente con los vehículos declarados siniestro total. En diversas ocasiones he comentado en esta publicación la necesidad de que desde las aseguradoras realicen un control más exhaustivo del destino de los vehículos dados de baja e indemnizados como siniestros totales,

http://lucha-contra-el-fraude.blogspot.com/2020/06/semana-26.html que el vehículo quede en propiedad del asegurado o perjudicado no es óbice de eximir la responsabilidad, por lo menos moral y sobre todo en materia de prevención de fraude, de no interesarse por el destino del vehículo. La comunicación de los vehículos indemnizados como siniestros totales a la DGT debería ser suficiente para que desde Tráfico se llevara un control de la trazabilidad de los vehículos. Que el interés económico de intentar un mayor descuento por los restos no se vuelva en contra por facilitar una mayor cantidad de tráfico ilegal de vehículos siniestrados que suponen aumentar el número de fraudes que vemos día a día de falsos robos, tráfico ilegal de piezas, etc.
El capítulo 2.2 del apartado de anexos de la Guía de buenas prácticas del seguro del automóvil que ha elaborado UNESPA, me parece un excelente punto de partida para tratar este problema de forma adecuada por parte de las aseguradoras y creo necesario para avanzar en la lucha contra el fraude que las aseguradoras que se adhieran a esta guía también tengan muy presente este capítulo, el cual me parece un acierto por parte de UNESPA.

Un saludo

Josu Martínez

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

‘Guía de buenas prácticas del seguro del automóvil’

GUÍA DE BUENAS PRÁCTICAS DEL SEGURO DEL AUTOMÓVIL ANEXO II

2.2 Buenas Prácticas en materia de indemnización de vehículos por pérdida total por baja técnica y definitiva en el seguro del automóvil.

Con el objeto de evitar en la medida de lo posible, el tráfico ilícito de vehículos, las entidades aseguradoras que voluntariamente se adhieran a estas Buenas Prácticas, se adoptarán las siguientes medidas en el proceso de la indemnización de vehículos por pérdidas totales como consecuencia de bajas técnicas o definitivas (incendio, daños no reparables, etc.):
• Dificultar la actuación de los talleres y desguaces no autorizados que compran los restos a los propietarios, con el objeto de evitar que la documentación del vehículo tenga un uso fraudulento para otros vehículos robados.
• Identificar y difundir actividades presumiblemente fraudulentas y técnicas de detección e investigación del mismo. Asimismo, trabajarán en aquellas iniciativas que, consideradas de interés mutuo, reviertan en mejorar la seguridad de los bienes y las personas.
• Siempre que la aseguradora tenga que indemnizar a su asegurado, ya sea por el seguro de daños o por el seguro obligatorio de responsabilidad civil del automóvil (en aplicación de los Convenios de Indemnización Directa), si el asegurado hace uso de la opción de venta de los restos a la entidad aseguradora, la entidad garantizará el traslado del vehículo a un Centro de Desguace Autorizado (CAT) al que remitirá el certificado de destrucción o rehabilitación (reparación), según el destino final que corresponda al vehículo, (según lo establecido en art. 6 del RD 20/2017, de 20 de enero, sobre los vehículos al final de su vida útil, y en la Orden INT/624/2008, de 26 de febrero, se regula la baja electrónica de los vehículos descontaminados al final de su vida útil).
• En el caso que el asegurado opte por quedarse con la propiedad de los restos para su gestión, la entidad aseguradora, con carácter previo al pago de la indemnización por el siniestro, deberá: 1. Informarle del procedimiento a seguir para que obtenga el certificado de destrucción emitido por el CAT. 2. Advertirle de las consecuencias de no seguirlo y no obtener la baja definitiva del vehículo. 3. Trasladarle tanta información adicional, como resulte necesaria, que contribuya a la prevención del tráfico ilegal de vehículos.

viernes, 9 de abril de 2021

Semana 14

Buenos días, leyendo noticias sobre siniestros de tráfico, me ha venido a la memoria las veces que comentamos los peritos de seguros, la cantidad de labores de campo y consiguiente análisis que podemos hacer en siniestros tanto de automóviles como en diversos (IRD) que no realizamos principalmente porque no es el objeto de la pericia encargada. Y es cuando pienso si en parte somos nosotros que no nos paramos a pensar qué más podemos hacer en una intervención pericial o son los departamentos de siniestros que no cuentan con el perito de seguros en muchas gestiones en las que podríamos aportar datos importantes que pueden ser determinantes en la resolución del siniestro.
Concretamente, leyendo el caso de la noticia publicada, he recordado una intervención reciente en el que acudí a verificar un vehículo porque el gestor del siniestro tenía dudas por las lesiones que presentaba el conductor del vehículo que tuviera puesto el cinturón de seguridad a pesar en que él insistía en que lo llevaba abrochado y el atestado no hacía mención al respecto. Una vez verificado el vehículo se constató la activación de los sistemas de retención. Y aquí es donde explicaré resumidamente que puede aportar un perito de seguros. En el caso de un vehículo con Gateway moderna, puede aportar datos relevantes mediante autodiagnosis, en un caso como el que vemos en las fotografías, no se puede realizar al encontrarse el sistema electrónico dañado, pudiéndose desmontar la centralita y llevarla a un centro especializado para su análisis. Pero en un caso como este en el que no presenta una autodignosis moderna, no es posible obtener datos pasivos que aporten información relevante. Pero existen más opciones e incluso más sencillas. Este vehículo equipa 2 airbags delanteros y 2 pretensores en los cinturones de seguridad. Todos sabemos cuándo se activa un airbag, pero probablemente no todos conozcan en que consiste un pretensor. Son dispositivos provistos de una carga pirotécnica (si como los de los fuegos artificiales, con pólvora y todo eso…). Cuando existe una colisión frontal y su consiguiente deceleración la centralita según va detectando niveles de deceleración, primero activa los pretensores delanteros, se activa con un cartucho que lleva una mínima carga de pólvora, que tensa el cinturón de seguridad para que su ocupante fije el cuerpo al asiento y no se desplace, la carga puede estar ubicada en las cerraduras donde anclamos el cinturón al ponérnoslo o en el pilar donde se encuentra el carrete de enrollado del cinturón, tensando el cinturón al ser activado, si la deceleración continúa, al llegar al parámetro previsto por el fabricante activa el airbag. La secuencia siempre es la misma para todos los vehículos: primero pretensor y después airbag.
La peculiaridad es que en este caso el pretensor actúa distinto si existe un ocupante en el asiento o si este está desocupado. En este caso nos encontramos que el cinturón del conductor se encuentra completamente tensado en su posición inicial, es decir, pegado al pilar en la posición que se encuentra cuando no está abrochado, mientras que el cinturón del copiloto se encuentra totalmente destensado, sin posibilidad de recogida automática. Es decir, el conductor no llevaba puesto el cinturón de seguridad y el copiloto si lo llevaba abrochado en el momento del impacto. La labor realizada en este caso la puede hacer un perito de seguros de automóviles y aportar un dato determinante.
Esto es solo un ejemplo, no se trata únicamente de realizar valoraciones, realmente son muchos los casos en los que un perito de seguros puede aportar datos y análisis importantes para la resolución de un siniestro tanto de automóviles como de diversos (IRD), con indicio de fraude, lesiones, o simplemente de una reclamación. Sabemos que la valoración es algo que hacemos mejor que cualquier aplicación informática basada en inteligencia artificial, pero además somos capaces de realizar gran cantidad de importantes trabajos. Piensa en ello, seguro que se te ocurren unos cuantos.

 

Un saludo

Josu Martínez



El 26% de los muertos en carretera no llevaba cinturón

El año de la covid se salda con 870 muertos en accidentes, un 21% menos; hubo 59 días sin ningún fallecido de tráfico













viernes, 26 de marzo de 2021

Semana 12

Buenos días, es habitual en este blog comentar noticias publicadas informando de grupos de personas acusadas de estafas al seguro. En muchos casos con la indemnización por falsas lesiones como objetivo, pero hay otros fines de los estafadores, como en el caso de la noticia seleccionada hoy en el que los principales involucrados regentaban un negocio de compra- venta de vehículos, que realizaban o promovían la realización de falsos partes de accidentes con el fin de que las aseguradoras abonaran los importes de reparación de los vehículos, que previamente habían sido adquiridos con daños, por un precio inferior al valor de mercado de los vehículos, los cuales quedaban revalorizados una vez habían sido reparados.

Otra cuestión que habría que conocer, es el motivo del comentario al que hace referencia al final de la noticia, en el que asegura que no se investigaban las causas de los siniestros por parte de las aseguradoras, cuando realmente, es uno de los cometidos de los peritos de seguros cuando recibimos encargo de actuación frente a este tipo de siniestros. 

 

Un saludo

Josu Martínez

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

20 procesados acusados de estafa al falsear los partes de siniestro

Son siete las aseguradoras perjudicadas

El juzgado de instrucción número 3 de Palencia ha dictado un auto de procesamiento para 20 personas al encontrar indicios de los delitos de estafa continuada, simulación de delito y usurpación de estado civil, después de que siete compañías aseguradoras denunciaran la proliferación de falsos partes de siniestros de vehículos para percibir indemnizaciones.

Además, según informa Diario Palentino, también se han encontrado indicios de delito en uno de los procesados por la supuesta manipulación de los cuentakilómetros de algunos vehículos y las tarjetas de inspección técnica para incrementar el valor de los automóviles.

Según el auto de procesamiento, uno de los implicados poseía o posee una empresa dedicada al comercio al por mayor de vehículos, muchos de los cuales, siendo de su propiedad, habían pasado a ser de familiares y amigos, estando involucrados en números siniestros en los que siempre se había firmado por los interesados declaraciones amistosas y en las que aparecía daños en el vehículo perjudicado.

Al no investigarse la causa del siniestro, las compañías aseguradoras tasaban los daños de los vehículos perjudicados y, tras ser reparados en talleres de su confianza, conseguían una mejora visual del vehículo y, por tanto, aumentaban su valor.

viernes, 12 de marzo de 2021

Semana 10

Buenos días, como dice la noticia hoy seleccionada, se veía venir. Y es que AXA Seguros, ha publicado los resultados de los datos sobre fraude que anualmente analizan mediante el que denominan Mapa AXA del Fraude. En dicho mapa se confirma el aumento del fraude en época covid. Como se ha ido comentado en diversas publicaciones y jornadas celebradas, con este tema como asunto de debate, en época de crisis siempre se produce un repunte en los casos de fraude y como comenta la noticia, el 2020 no ha sido una excepción, ni lo está siendo en lo que venimos observando durante el presente año.

La noticia menciona la mejora en los recursos y en los sistemas tecnológicos de detección de fraude por parte de las aseguradoras, como la IA o el big data, a lo que yo añadiría la mejora en la formación y en una mayor preparación de los profesionales que trabajamos en el sector asegurador, entre los que destacaría a los peritos de seguros, sin cuya labor sería inviable afrontar con garantías la lucha contra el fraude. Como siempre acostumbro a afirmar en estos casos, los sistemas tecnológicos aumentan la detección del fraude, pero si no hay un profesional que verifique los siniestros con alarma, no se puede determinar si existe un fraude o intento de fraude.

El mapa concluye con un aumento en los ramos de automóviles y multiriesgo, a los que yo añadiría el fraude en daños personales, que según el mapa viene descendiendo desde hace 4 años, pero que otros datos sectoriales no vienen a decir lo mismo, creo que el fraude en el ramo de corporales sigue teniendo un atractivo especial entre los estafadores ocasionales y muy especialmente entre los profesionales. Si bien es cierto que de un año para otro van cambiando la forma de afrontar este problema por parte de las aseguradoras, cambiando métodos y medios en la prevención y detección del fraude, motivo que muy probablemente haga variar los datos a las aseguradoras de forma periódica. Pero el fraude en este ramo sigue estando en plena actualidad, por lo que no conviene relajar la prevención.


Un saludo

Josu Martínez

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

La pandemia dispara el fraude al seguro a niveles récord



Se veía venir y el VIII Mapa AXA del Fraude lo ha confirmado: en 2020 se registró la tasa de fraude más alta de la última década. Y es que, en el año de la cruel pandemia por el Covid-19, la tasa de fraude al seguro detectado en España creció hasta situarse en el 2,21%, casi 3 décimas más que en 2019. Además, por primera vez, se ha rebasado la barrera del 2%. "Es un crecimiento bastante relevante", reconoce Arturo López-Linares, director de Siniestros de AXA España, que ha presentado los principales resultados de este informe que elabora anualmente la aseguradora en un acto virtual junto a Josep Alfonso, director de Comunicación, Responsabilidad Corporativa y RRII.

Detrás de este aumento se esconden, principalmente, 3 factores. Uno de ellos, como detalla López-Linares, es el "fortalecimiento de las capacidades de detección de las compañías". Cada año, las aseguradoras identifican más casos de fraude porque aumentan la inversión que destinan a adquirir recursos y herramientas tecnológicas específicas para este fin. En 2020, la inversión de AXA se mantuvo en 3,5 millones de euros. Por supuesto, también influye la crisis económica que se ha desatado a causa de la pandemia. "Se ha generado un caldo de cultivo", subraya el director de Siniestros de AXA. Se ha observado que personas que están sufriendo económicamente en esta pandemia se ven tentadas a estafar al seguro. Este comportamiento se dio también en la anterior crisis financiera. Y la tercera razón que explica este incremento es que se ha reducido la siniestralidad. En este sentido, y para entender este último argumento, AXA recuerda que esta tasa de fraude se entiende como el cociente de siniestros fraudulentos entre el total de siniestros declarados.

 


En total, AXA ha detectado casi 24.000 casos fraudulentos en 2020. Desde que la aseguradora comenzó a elaborar este mapa, el fraude no ha dejado de crecer ni un solo año. De hecho, en 2012, la compañía tuvo constancia de poco más de 18.000 casos fraudulentos; es decir, 6.000 menos que en el pasado año. Y esta tendencia alcista también se nota en la tasa de fraude al seguro, que ha pasado del 0,85% en 2010 al 2,21% en 2020. 

Evita el pago de 67 millones

Gracias a los casi 24.000 siniestros fraudulentos detectados, la compañía ha evitado pagos indemnizatorios en 2020 por valor de 67 millones de euros, lo que supone un incremento del 2% respecto a 2019. Y se han beneficiado todos los ramos.

Autos continúa acaparando gran parte del fraude al seguro. "Sigue siendo el rey", ironiza López-Linares. En 2020, esta área de negocio ha concentrado el 47% de los supuestos de fraude detectados, pero hay un aspecto positivo: poco a poco se va reduciendo. En 2012, 7 de cada 10 siniestros fraudulentos se producían en este ramo, significativamente más que ahora. "Esta situación ya se estaba viendo en los últimos años, por lo que no se debe a la pandemia", precisa el directivo de AXA, que enumera las dos causas por las que está cayendo el fraude en el motor: "El Baremo, que limita las cervicalgias, y la despenalización de las lesiones sufridas en accidentes de tráfico". Los supuestos de fraude relacionados con daños corporales se han reducido nada menos que 10 puntos en 4 años, cayendo hasta el 18% del total. "Cada vez es menos atractivo el fraude por daños corporales", destaca el profesional de AXA. También se ha reducido el importe medio de estos siniestros, pasando de 17.000 euros hace 4 años a 5.000 euros.

De todos los siniestros fraudulentos identificados en Autos, más del 87% están relacionados con incidentes que supuestamente se produjeron durante la circulación del vehículo. "La reducción de la movilidad por la pandemia no ha cambiado las argucias de los defraudadores", apunta el experto.

Como era de esperar el fraude ha crecido exponencialmente en Multirriesgos. "Se ha producido un boom", afirma López-Linares. Los casos de estafa han aumentado casi 4 puntos porcentuales en este ramo respecto al año anterior y ya representan el 40% del total, pisando los talones a Autos. Principalmente, este repunte se debe al aumento del fraude en Hogar, que en un año ha crecido un 18%, coincidiendo con el mayor uso de las viviendas y las comunidades de vecinos.

Entre las prácticas más habituales están la presentación de facturas falsas a la hora de indemnizar un siniestro, la falta de mantenimiento de los bienes del hogar o el aprovechamiento de eventos climatológicos reales para generar siniestros falsos. Así, los casos de fraude más numerosos son los que aducen daños por agua, que aglutinan casi el 44% de los supuestos. Mientras, los daños eléctricos siguen su tendencia descendente y representan el 17%. En cuanto a los importes, el ramo de Multirriesgos sufrió intentos de fraude por valor de más de 9 millones de euros, siendo los daños por agua los más significativos (3,6 millones de euros) seguido de los fenómenos atmosféricos (1,2 millones de euros).

Por último, el resto de ramos (RC, Transportes, Industria, Salud, Accidentes y Vida) ha aumentado su porcentaje ligeramente respecto al año pasado hasta situarse en torno al 13%. En estos negocios, como ha explicado López-Linares, no ha se observado un repunte del fraude a causa de la pandemia.

El fraude, por regiones

La detección de los casos de fraude tiene un impacto importante en la prima que pagan los asegurados por sus pólizas. "Más del 97% de los clientes son absolutamente honestos", insiste el director de Siniestros de AXA, que recuerda que, si no se lucha contra el fraude, estos asegurados acabarán pagando las consecuencias.

Por ejemplo, de no haberse detectado el fraude, los clientes de RC hubieran sufrido un incremento del 32% en la prima, siendo los más perjudicados junto a los asegurados de Transportes (19%) y Comercio (10%).

Un año más, el Mapa AXA del Fraude en España ha extrapolado y ponderado los datos de la aseguradora por su cuota de mercado geográfica. Y se ha constatado que, en 2020, las Comunidades Autónomas que más vieron incrementar su tasa de fraude al seguro fueron Melilla (del 4,12% al 9,07%), Ceuta (del 1,72% al 2,62%), Andalucía (del 2,87% al 3,41%) y Murcia (del 2,67% al 3,18%).

Por el contrario, y por segundo año consecutivo, las regiones con menor tasa de fraude al seguro han vuelto a ser Madrid (1,21%), País Vasco (1,45%), Castilla-La Mancha y Cataluña (1,79% ambas).

Hacia el fraude digital

En 2020, AXA sigue dividiendo el fraude en tres tipos: ocasional u oportunista, aquel en el que se aprovecha la realidad de un siniestro para introducir daños preexistentes o anteriores y hacerlos pasar como actuales; premeditado, casos en los que los daños reclamados son reales o ficticios, pero todos han sido planificados con antelación; y organizado, con bandas o tramas organizadas ocasionalmente apoyadas por profesionales que buscan la industrialización de su proceso delictivo.

El fraude ocasional, donde se intenta defraudar una cantidad inferior a los 600 euros, es el más empleado (uno de cada dos casos), pero especialmente en Autos (hasta el 66%). El fraude premeditado, con un importe medio que ronda los 3.000 euros, suponen más del 45% de los casos de fraude y es el más utilizado en Multirriesgos. En cuanto a los siniestros cometidos por tramas organizadas, el número de siniestros detectados por AXA fue de 135, frente a los 161 detectados en 2019. "Aquí es donde más trabajamos", revela López-Linares, que pormenoriza por qué se han detectado menos casos: "Por la menor sociabilización por la pandemia". De los 67 millones que AXA ha evitado pagar por detectar el fraude a tiempo, el 4% correspondía a estas bandas delictivas.

El director de Siniestros de AXA cree que pronto habrá un cuarto tipo de fraude: el digital. "Va ser un fraude caro y cada vez más habitual", augura.

viernes, 5 de marzo de 2021

Semana 9

Buenos días, simular robos de componentes de un vehículo no es una estafa aislada, es de los fraudes más habituales en el ramo de automóviles. Como siempre hay diversos indicios que pueden ser importantes a la hora de detectar un intento de fraude.

Si nos fijamos en la noticia que seleccionamos esta semana tenemos un dato que coincide con el del incendio provocado que ocupó el blog de la semana pasada, es el del aseguramiento con poca antelación a la ocurrencia del siniestro. Este tipo de circunstancias suelen estar contempladas en las alertas de verificación de casi todas las aseguradoras para prevenir el fraude. El análisis técnico del siniestro es otra acción importante, en este caso encaminada a la detección del fraude.

En la noticia publicada hoy observamos que la policía científica investiga una denuncia de robo en un vehículo, que no suele ser habitual, en algunos casos se verifican los indicios de robo, pero la policía no siempre investiga con celo este tipo de casos. Por el contrario si es habitual que el perito de seguros verifique las circunstancias de este tipo de siniestros. El caso comentado en la noticia suele ser frecuente en casos poco preparados, incluso se constata en otras ocasiones que las puertas del vehículo no pueden ser abiertas desde el interior con el vehículo cerrado. La auto diagnosis en robo de navegadores o equipos de sonido cuando han sido instalados por la marca también pueden dar resultados satisfactorios.

 Un saludo

Josu Martínez

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Simula un robo en su coche para cobrar de la compañía de seguros

La Policía detiene en Jaén a un joven de 25 años que supuestamente había fingido el robo de un equipo de música del coche para cobrar el seguro



Por Redacción - febrero 22, 2021

 Fuente: @lacontradejaen

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Jaén a un hombre, de 25 años, que había denunciado, al parecer, de manera falsa el robo de un equipo de música que se encontraba en su vehículo. Supuestamente lo hizo para cobrar la indemnización de la compañía de seguros. El informe de Policía Científica, así como las indagaciones de los investigadores, desmentían los hechos denunciados y centraron las sospechas en la supuesta víctima.

El detenido relataba en la denuncia interpuesta en el pasado mes de diciembre que había dejado su vehículo perfectamente estacionado en la vía pública y que, al siguiente día al ir a hacer uso de su coche, se encontró con que la ventanilla izquierda trasera estaba fracturada. Aseguró que le habían sustraído un equipo completo de música que valoró en 2.500 euros.

DÍAS ANTES DE AMPLIAR EL SEGURO

Los investigadores, después de haber descartado, tras estudiar el Informe Técnico Policial de Policía Científica, que los hechos denunciados podrían ser falsos, solicitaron a la compañía aseguradora si existía algún parte de robo sufrido en el vehículo de la supuesta víctima, así como si la póliza tenía cobertura sobre el contenido del vehículo. Si así era, los investigadores estaban interesados en saber si ésta había hecho efectivo del valor de lo sustraído.

La compañía emitió un informe, comunicando a los agentes que varios meses atrás de la denuncia se había producido una ampliación del seguro del vehículo, contemplando una cobertura del contenido del mismo. Así mismo, informaba de que se había producido el abono de la indemnización.

En el informe de los técnicos de Policía Científica constaba que el vehículo presentaba fracturada la luneta triangular de la puerta izquierda presentando restos de cristales adheridos, siendo un hueco bastante estrecho. Los técnicos intentaron una y otra vez introducir la mano para intentar abrir la puerta siendo todos los intentos fallidos, no consiguiendo alcanzar la maneta de apertura de la mencionada puerta. En el interior del vehículo se observaba cómo el asiento trasero se encontraba abatido. En el respaldo había restos de cristales, indicando que éste ya se encontraba abatido cuando el cristal fue fracturado.

Los investigadores llegaron a la conclusión de la imposibilidad de acceder a accionar el mecanismo de apertura de la puerta del vehículo desde el cristal fracturado. De hecho, los asientos traseros estaban abatidos antes de que se rompiera el cristal. Fue por esto por lo que se requirió al denunciante para que diera las posibles explicaciones.

Una vez en comisaría, el arrestado manifestó a los agentes que todo lo denunciado era falso, ya que fue él mismo quien fracturó el cristal de su vehículo con el único objetivo de cobrar algún tipo de indemnización de su compañía aseguradora. Previamente, antes de fracturar el cristal, había abatido los asientos traseros con el fin de desmontar el equipo de sonido que se había llevado hasta su domicilio. Manifestando que meses antes había modificado una de las cláusulas aseguradoras en las que se incluía el equipo de música instalado en su vehículo, con la intención de dar parte del siniestro falso antes de que finalizase su vinculación con la compañía.

El arrestado fue puesto a disposición de la autoridad judicial, así como los gastos derivados de la investigación que supuso el empleo de recursos humanos, técnicos y materiales, siendo distraídos de las funciones de prevención y represión del delito, misiones éstas encomendadas a la Policía Nacional, generando un perjuicio a los ciudadanos y a la Administración Pública al tratarse de una denuncia falsa.

jueves, 25 de febrero de 2021

Semana 8

Buenos días, esta semana nos centramos en el ramo de hogar, con una noticia que informa de un presunto intento de fraude, el detenido está investigado por quemar intencionadamente su vivienda.

No es la primera noticia de incendios provocados en viviendas que hemos publicado en este blog, lo que nos tiene que hacer pensar que, si hay asegurados capaces de provocar un incendio en domicilios ubicados en bloques de viviendas, con el peligro que ello conlleva, de que no serán capaces muchos otros con otro tipo de siniestros provocados o fingidos. Me consta de compañeros que han verificado siniestros fraudulentos consistentes en inundaciones provocadas de pisos para costearse a cuenta del seguro el cambio de la tarima. Este tipo de verificaciones requieren de peritos de seguros experimentados que sean capaces de comprobar los indicios necesarios para detectar el fraude.

 Un saludo

Josu Martínez

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

El detenido por quemar su casa hizo el seguro dos meses antes

La Policía Científica halló al menos tres focos en el interior del piso incendiado

 Fuente: Diario de Jaén

 










EL 7 DE NOVIEMBRE. Los Bomberos tratan de ventilar el edificio incendiado en la calle Hornos Negros después de sofocar las llamas.

 

 El pasado 9 de septiembre, José M. V. hizo una póliza de seguro para el piso de la calle Hornos Negros en el que vivía de alquiler social. Aseguró el contenido de su casa en 18.000 euros. El 7 de noviembre, menos de dos meses después, el domicilio salió ardiendo y quedó prácticamente calcinado. Ese fue uno de los primeros indicios que llevó a la Policía Nacional a sospechar que el fuego había sido provocado con la única intención de cobrar una indemnización. De hecho, la compañía ya ha pagado a José M. V. más de 7.300 euros por los muebles, los electrodomésticos y otros objetos que dijo tener en su hogar. Tal y como adelantó Diario JAÉN, este vecino de la capital fue detenido el pasado viernes por prender fuego de forma intencionada para intentar timar al seguro. Como consecuencia de las llamas, resultaron heridas cinco personas, dos de ellas de cierta gravedad.

El incendio resultó sospechoso desde el primer minuto. El piso, situado en la entreplanta del edificio, estaba vacío cuando se detectó el fuego. José M. V. declaró a la Policía que había salido temprano para ir a trabajar, mientras que su esposa explicó que se marchó a la calle y que se quedó a desayunar en casa de unos familiares. Cuando les preguntaron por las posibles causas, ambos dijeron que pudieron haberse dejado encendido un brasero en el salón. Sin embargo, en una somera y primera inspección ocular, los agentes ya detectaron que esa estufa no tenía daños de consideración: “Era muy difícil que esa fuera la causa del fuego”, aseguran las fuentes consultadas.

El análisis posterior confirmó las sospechas. La Policía Científica detectó, al menos, tres focos en el interior del piso. Además, la combustión fue muy baja, “típica de los combustibles líquidos”. El examen posterior de los escombros puso al descubierto la posible utilización de sustancias acelerantes. Los especialistas de la Científica determinaron que el incendio había sido intencionado. A partir de ahí, la investigación pasó a la UDEV.

Los agentes analizaron las cuentas del matrimonio y vieron que la pareja atravesaba por ciertos problemas económicos. También les llamó la atención la fecha en la que contrataron la póliza de seguro y la importante cuantía cubierta. El indicio definitivo llegó con el análisis de los móviles. José M. V. contó a los agentes que estaba trabajando. Sin embargo, su teléfono lo sitúa en los alrededores de su domicilio a las diez y media de la mañana del 7 de noviembre, la hora a la que comenzó el fuego. Con esa batería de argumentos, la Policía procedió a la detención del hombre como presunto autor de un delito de daños por incendio y otro de estafa.

EL HOMBRE NIEGA TODOS LOS CARGOS

José M. V. se negó a declarar en la Comisaría. No obstante, ante la magistrada instructora, el detenido se declaró inocente y negó haber quemado de forma intencionada su casa para cobrar el seguro. El hombre sostiene que salió de su domicilio a primera hora de la mañana, que su mujer también se marchó y que debieron de dejarse encendido un brasero en el salón. No obstante, la Policía Científica halló tres focos de ignición.

jueves, 18 de febrero de 2021

Semana 7

Buenos días, la noticia que hemos seleccionado hoy pone de manifiesto el interés que despierta el fraude al seguro entre los delincuentes habituales. Como hemos comentado en diversas ocasiones, para las bandas de delincuentes, el fraude al seguro, hace tiempo que se ha demostrado como un negocio rentable. Parece que uno de los motivos para este interés puede ser el bajo riesgo para el alto rendimiento que supone estafar a las aseguradoras. Una de las características del bajo riesgo probablemente sea la falta de contundencia judicial que existe actualmente para este tipo de delitos. Esta noticia puede ser un buen ejemplo: Investigan a un grupo de personas por narcotráfico y descubren que también se dedicaban a otra práctica delictiva como es estafar a las aseguradoras. Es decir, investigar a un grupo de estafadores de seguros no es una prioridad y si lo han descubierto ha sido por casualidad.
Otra importante cuestión es la de los profesionales que participan en este tipo de estafas y que son cruciales para lograr el objetivo buscado, como abogados, médicos, peritos, etc. que no son sancionados por la justicia de una forma drástica.

 Un saludo

Josu Martínez

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

LA LÍNEA

Una investigación por narcotráfico destapó el fraude a las aseguradoras de vehículos en La Línea

 La Policía Nacional descubrió la presunta estafa al investigar a un abogado especializado en accidentes de tráfico, socio de un bufete y de dos clínicas de rehabilitación
Las pesquisas apuntan a que el narcotraficante conocido como Wachi, detenido en octubre, financió el bufete para blanquear dinero

 

Una intervención de la Policía Nacional en La Línea. / Jorge del Águila

 

Una investigación relacionada con el tráfico de drogas destapó la presunta organización criminal que ha llegado a estafar 187.748 euros a compañías aseguradoras por simular accidentes de tráfico. El pasado 14 de julio la Policía Nacional detuvo a siete personas de este entramado, cuyo principal presunto cabecilla es un abogado de La Línea que cuenta con un despacho propio dedicado a la gestión de reclamaciones de tráfico y que también es socio de un bufete de abogados y dos centros de rehabilitación donde las víctimas ficticias recibían tratamiento. Según la investigación, desarrollada por la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional, el narcotraficante conocido como Wachi, recientemente detenido, habría puesto dinero en la creación de ese bufete y puesto al frente al principal investigado para blanquear dinero. La investigación concluye que este abogado está al frente de una "organización criminal multidisciplinar", que consideran responsable de delitos de blanqueo de capitales, estafas continuadas a compañías aseguradoras de vehículos, falso testimonio y cohecho.

En el escrito de diligencias previas firmado por la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de La Línea, que se hizo cargo de la investigación, la jueza explica que el fraude a las compañías aseguradoras se destapó después de que la Unidad de Asuntos Internos tuviera conocimiento el 11 de marzo de 2019 de que dos agentes de la Policía Nacional, junto al abogado linense y a otra persona más, usaban un trastero ubicado en Algeciras como guardería temporal de droga. La investigación se tuvo que interrumpir debido a las extremas medidas de seguridad que adoptaba uno de los dos policías implicados.

Otro de los agentes, destinado en la Aduana entre La Línea y Gibraltar, mantuvo diversas reuniones con el abogado entre abril y agosto de 2019. De forma paralela, en junio de 2019, la Comisaría linense recibió una nota que informaba de que este funcionario aprovechaba su puesto para facilitar su paso por la frontera a dos narcotraficantes que tenían reclamaciones judiciales, Wachi y Noé -este último detenido por la Guardia Civil el pasado noviembre-.

Ad

La relación entre este funcionario y el abogado, sobre el que existía información desde 2018 por su vinculación con narcotraficantes y la creación de empresas y obtención de propiedades para ocultar los beneficios obtenido por el tráfico de drogas, presentó los indicios suficientes para iniciar la investigación, que recayó en el Juzgado número 3 de La Línea.

El 22 de diciembre de 2019, la Unidad de Asuntos Internos registró una nueva información procedente de una fuente externa que comunicaba que Wachi financió un bufete en el que puso al frente al abogado investigado en el asunto de tráfico de drogas para "blanquear el dinero procedente del narcotráfico" por medio de las sociedades que dirige.

A raíz de la intervención telefónica los agentes tuvieron conocimiento de que el abogado dirigía una "organización criminal multidisciplinar" mediante la que estafaba a las compañías aseguradoras por simular accidentes de tráfico. La investigación sitúa a esta organización como responsable de delitos de blanqueo de capitales, estafas continuadas a compañías aseguradoras de vehículos, falso testimonio y cohecho utilizando una estructura empresarial que él mismo regenta a pesar de no figurar en alguna de las sociedades que la constituyen. En esta investigación no se habían recabado indicios suficientes de los principales sospechosos sobre actividades concretas de tráfico de droga, apuntaban los agentes, que no descartaban su relación con el narcotráfico o actos de favorecimiento según se desprende de las grabaciones de las conversaciones.

El entramado

Además del abogado que dirige el despacho de abogados y es socio de dos centros de rehabilitación, están presuntamente implicados en un fraude a las compañías aseguradoras los otros tres socios de estas tres sociedades (todas con los mismos responsables) y un socio oculto de uno de los centros de rehabilitación, conocido por sus antecedentes por narcotráfico. Estas cinco personas formarían el primer nivel de la organización, que se sirvió de las empresas para derivar a los accidentados ficticios a los centros médicos y gestionar las reclamaciones.

A través de diferentes sociedades cometían una serie de estafas a las aseguradoras, alargando el periodo de baja de alguno de sus clientes, diagnosticando puntos de secuelas inexistentes, introduciendo en los partes de accidentes a personas que no se encontraban en el vehículo cuando se produjo, simulando accidentes que nunca han tenido lugar o incluso presentando a testigos falsos o peritos en causa judicial si la compañía aseguradora les rehusaba la reclamación por haber detectado algún tipo de irregularidad.

Para ello, en el segundo nivel de la organización había médicos peritos, mecánicos de los talleres concertados, gestores de centros médicos y cinco policías locales de La Línea, que se encargaban de dar aviso de los accidentes para que uno de los socios se personara en el lugar y captar a posibles accidentados. La investigación apunta a la implicación de una tercera clínica colaboradora.

En uno de los centros de rehabilitación, en el que es socio la persona con antecedentes por narcotráfico, trabajan dos de sus familiares directos y la investigación considera que se encargaban de manipular los partes de asistencia a las víctimas ficticias y de atribuirles lesiones simuladas.

En un centro médico de Algeciras, su administradora era una persona de confianza de la organización y se encargaba, según la investigación, de alterar el periodo de baja de los pacientes o simular su asistencia o rehabilitación.

Otra clínica situada en La Línea, a la que los lesionados acudían de urgencia para recibir una primera asistencia y valoración y que no pertenece al entramado, servía para derivar pacientes para no levantar sospechas. Según los investigadores, lo hacían con la connivencia de su gerente.

La organización también contaba con la colaboración de tres médicos peritos que aseguraban las lesiones con partes oficiales en el caso de que se judicializasen los accidentes.

También están implicados según la Policía dos talleres, uno en Algeciras y otro en La Línea, en los que se causaban daños a los vehículos para asegurarse que superaban la valoración de 600 euros, requisito exigido por las aseguradoras parea establecer que la lesión ha sido causada por colisión para obtener la indemnización.

En cuanto a los agentes de la Policía Local de La Línea, han sido identificados cinco funcionarios con diferente grado de participación. A cambio de una contraprestación, estos comunicaban los accidentes de tráfico que se producían durante su jornada laboral para que la organización pudiera captar clientes. Además, según las pesquisas policiales les facilitaban los atestados de forma clandestina.

La investigación derivó en la entrada y registro de los domicilios del principal investigado y uno de los socios, en el despacho de abogados y en las dos clínicas implicadas y en siete detenciones: los cuatro socios del bufete y de las dos clínicas de rehabilitación, dos policías locales y el mecánico de un taller.