jueves, 5 de marzo de 2020

Semana 10


Buenos días, interesante el último estudio sobre la evolución y situación del fraude en España publicado por AXA Seguros. Dicho estudio resalta la innovación el fraude en los últimos tiempos, lo cual evidencia la necesidad por un lado de seguir invirtiendo en nuevas tecnologías que ayuden a detectar indicios de fraude y por otro continuar manteniendo altamente cualificados y formados a todos los profesionales que intervienen en la Lucha Contra el Fraude, gestores, detectives, peritos de seguros como principales actores. En repetidas ocasiones hemos insistido en la necesidad de no olvidar que, si detectamos muchos indicios de fraude, pero después no se determina si se trata de falsas alarmas o por el contrario se confirma el fraude, no se habrá conseguido el resultado final de evitar que los fraudes sean consumados. En general las aseguradoras son conscientes de la necesidad de cumplir correctamente todas las fases en la verificación de los siniestros con indicio de fraude y como ejemplo tenemos los datos aportados por AXA en los que en la última década ha conseguido duplicar el importe que ha evitado sea defraudado, pasando de los 30 millones de euros en el 2007 a los 65,7 millones en 2019. Por mi parte estoy convencido que no ha habido mucho más fraude en 2019 que en 2007, lo que se ha conseguido es detectar más fraude, gracias a sistemas informáticos tipo big data y a una correcta evolución de los profesionales que trabajan en la Lucha Contra el Fraude.



Un saludo

Josu Martínez

 -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

  Los defraudadores innovan: ya utilizan los temporales y DANAS como móvil de fraude al seguro


En 2019 AXA detectó un importante aumento de los intentos de fraude relacionados con los temporales y las DANAS. Esto ha hecho que la garantía de Extensivos, que cubre este tipo de siniestros, sea la segunda más utilizada de su ramo con fines delictivos. De hecho, el pasado año estos casos representaban el 15% del total, por encima de los daños eléctricos y de los daños por agua.

Son datos del VII Mapa AXA del Fraude en España, que ha analizado más de 64.400 siniestros sospechosos. Pero en esas nuevas formas de fraude al seguro 'gana' peso la movilidad, al llevar aparejadas necesidades de aseguramiento que traen consigo esas novedosas formas de fraude, como ocurre en el caso de los patinetes eléctricos.

También se recogen otras emergentes: "Aunque todavía son pocos los casos que se han identificado a nivel mundial llaman la atención por su novedad los intentos de defraudar al seguro a través de la suplantación de la identidad con la tecnología que permite recrear la fisonomía facial e incluso la voz de un individuo a través de deepfakes. Los sistemas de reconocimiento facial se han encontrado este año con el desafío de un nuevo desarrollo tecnológico que está al alcance de cualquier persona y que permite de manera más o menos sencilla la suplantación de la identidad", explica AXA.

La tasa de fraude se duplica en la última década

En la última década la tasa de fraude al seguro en España se ha duplicado, pasando del 0,85% en 2010, al 1,94% de 2019, según ese VII Mapa AXA del Fraude en España.

"Pese al importante crecimiento experimentado en la tasa de fraude en todo el país, cabe destacar que la gran mayoría de los clientes hace un uso adecuado del seguro. Sin embargo, ese pequeño porcentaje supone un gran perjuicio para el sector. Solo AXA evitó el año pasado pagos indemnizatorios fraudulentos por valor de 65,7 millones de euros, lejos de los 30 millones detectados en 2007", ha afirmado Arturo López-Linares, director de Siniestros de AXA.

En la presentación del estudio se destacó que la automatización robótica de los procesos (RPA: Robotic Process Automation) hace que aumente de manera muy importante el volumen de las investigaciones realizadas sobre los casos sospechosos. "De hecho, el número de siniestros investigados por AXA como sospechosos ha pasado de 50.900 en 2016, a 64.400. Los robots aplicados en la lucha contra el fraude, al igual que en el resto de las operaciones, permiten ser más proactivos; invirtiendo menos tiempo en resolver problemas complejos de clientes y mediadores de seguros", resume la compañía. Además, la automatización de los procesos se ha visto complementada por la inteligencia artificial aplicada a la gestión de siniestros. Nuevas técnicas, como el análisis de textos o la visión artificial, permiten identificar anomalías y disipar sospechas en la validación, por ejemplo, de documentos (DNI o facturas) o matrículas de vehículos. Esa nueva capacidad ha permito que en la actualidad más de 2 de cada 10 casos de fraude se detecten por la vía digital. Hace 10 años no se detectaban por estos medios el 5%.

Autos, a la cabeza del fraude

Autos es el área de negocio que concentra el mayor porcentaje de fraude al seguro, con más de la mitad de los casos, aunque baja si se compara con 2012, cuando representaba siete de cada diez. Una consecuencia para esa bajada ha sido la reforma del Baremo y también las nuevas técnicas de detección. Mientras, en Multirriesgos (Hogar, Comercio y Oficinas, y Comunidades) se observa una caída de 3 puntos porcentuales respecto al año anterior, hasta el 37%, motivado principalmente por la disminución de los casos de fraude en Hogar, que se ha reducido más de un 3%. Y en Diversos (RC, Transporte, Industrias, Salud, Accidentes y Vida) ha aumentado su porcentaje ligeramente respecto al año pasado en torno al 12%.

Otros datos del mapa elaborado por AXA indican que el fraude ocasional u oportunista -en el que se aprovecha la realidad de un siniestro para introducir daños preexistentes o anteriores- representa la mayoría de los casos de fraude (54%). Y en el fraude premeditado se suelen ver implicadas varias personas y suponen el 43% de los casos de fraude evitados durante 2019, frente al 47% del año anterior. "Es el que lleva a cabo un modus operandi más peligroso. Se trata de bandas o tramas organizadas ocasionalmente apoyadas por profesionales que buscan la industrialización de su proceso delictivo. El número de tramas detectadas por AXA ha ido aumentando considerablemente en los últimos años, pasando de las 183 que se identificaron en 2015 a las 735 del año pasado. En 2019 el crecimiento respecto al año anterior fue de casi el 15%", según AXA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario