jueves, 7 de junio de 2018

Semana 23


Buenos días, en ocasiones repasamos la actualidad de la lucha contra el fraude en EEUU, donde el fraude al seguro es desde hace décadas un objetivo de millones de estafadores. Hoy publicamos un artículo donde las instituciones que luchan contra el fraude nos dan sus respuestas a una pregunta que se hacen muchos estadounidenses. Puedes comparar su situación con la de España y aunque salvando las distancias, podemos observar que los problemas son los mismos, pero no así las soluciones. Una diferencia muy clara es la unidad que existe en EEUU, social, política, económica y jurídica. Fiscalías especializadas, policías con preparación para este tipo de delitos, instituciones con métodos de actuación definidos, organizaciones de aseguradoras trabajando conjuntamente y sobre todo Coaliciones integradas por empresas con distintas actividades, trabajando conjuntamente en la lucha contra el fraude, como la Coalition Against Insurance Fraud, de la que hablaremos en próximas semanas.

Un saludo
Josu Martínez.


---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


EL FRAUDE EN EEUU:¿Por qué es el fraude tan grande?



A veces las aseguradoras acceden. La mayoría de las compañías de seguro toman medidas firmes contra el fraude, pero algunas lo fomentan inadvertidamente cuando pagan con demasiada facilidad las reclamaciones sospechosas. Estas compañías creen que es más barato pagar reclamaciones pequeñas aunque sospechosas que pelearlas ante los tribunales. Un arreglo rápido puede también evitar demandas multimillonarias por mala fe.

El sistema de salud es un blanco fácil. El sistema de salud de Estados Unidos es inmenso y vulnerable. La enorme cantidad de pacientes y tratamientos sumados a la complejidad de la facturación atrae estafadores con la habilidad de robarle a nuestro excesivamente ocupado sistema de atención de la salud. También la presión para controlar costos anima a muchos médicos o establecimientos de salud a hacer trampas para recuperar pérdidas de ganancias o cumplir con rigurosas cuotas de tratamientos.

Los inmigrantes son vulnerables. Los grandes y crecientes grupos de inmigrantes en Estados Unidos son considerados un blanco fácil para los estafadores de seguros. Las comunidades asiáticas e hispanas, por ejemplo, denuncian una gran cantidad de fraudes porque los estafadores se aprovechan de la confianza de los inmigrantes, su falta de facilidad con el idioma inglés y su ignorancia del sistema de seguro.

Delito de bajo riesgo. Los que hacen trampa a las compañías de seguro consideran que el fraude es un juego de poco riesgo y grandes recompensas, y mucho más seguro que el tráfico de drogas o el robo a mano armada. Considere lo siguiente:

-          Seis estados no tienen aún leyes específicas sobre el fraude de seguro, y así desaniman a muchos fiscales de llevar adelante estos casos difíciles.
-          Los tribunales se están poniendo más firmes con los estafadores que son declarados culpables pero con frecuencia las sentencias de reclusión son cortas, ya que las cárceles están superpobladas y prefieren reservar espacios para personas condenadas por delitos de mayor violencia.
-          Las sociedades profesionales que supervisan a médicos y abogados con frecuencia son reacias a aplicarle castigos a sus colegas que reciben un fallo de culpabilidad por fraude de seguro.
Poca prioridad legal. Los fiscales por lo general le dan prioridad a la lucha contra las drogas, la violencia y otros delitos de notoriedad. Aunque en la actualidad están manejando más casos que a principios de la década del 90, hay muchos que todavía creen que los delitos contra seguros, con frecuencia, son muy complejos y técnicos como para procesarlos exitosamente.



El fraude se tolera. Demasiados consumidores creen que el fraude de seguro está justificado. Este clima de tolerancia facilita mucho la operación segura de los estafadores. La Coalition Against Insurance Fraud revela que:
        -            Dos de cada tres norteamericanos toleran hasta cierto punto el fraude de seguro.
          -             Dos de cada cinco norteamericanos desean que los estafadores de seguro reciban poco o ningún castigo; culpan al sector de seguros por los problemas de fraude que sufre porque lo consideran injusto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario